l secreto impune del caso Pomar

Hay una mujer que estA? muerta desde hace ocho aA�os, pero vive. EstA? encerrada dentro del santuario en el que el destino ha convertido a su casa, rodeada de lo que ayer eran su hija y sus nietas y hoy son los A?ngeles que la acompaA�an mientras espera que maA�ana haya justicia.

Porque ahora mismo, MarA�a Cristina Robert no la tiene. Y todo parece planificado en secreto para que nunca la tenga.

La espera marcA? los A?ltimos ocho aA�os de MarA�a Cristina, que ya cumpliA? 70. Su reloj empezA? a detenerse el 13 de noviembre de 2009 cuando su hija, Gabriela ViagrA?n (35), la llamA? por telA�fono desde su casa de JosA� MA?rmol (Almirante Brown) para avisarle que al otro dA�a viajarA�an todos a Pergamino a verla.

Todos eran ella; su hija MarA�a del Pilar (3); su hija Candelaria (6); y su marido, el que le darA�a apellido al caso: Fernando Pomar (40). En un Fiat Duna Weekend rojo partirA�an el sA?bado 14 de noviembre desde el Conurbano hacia el lA�mite de la Provincia, sin que ninguno llegara a imaginar que el viaje no tendrA�a vuelta.

Y, durante 24 dA�as, tampoco final.

Desde el santuario, entre esos portarretratos que todas las horas la miran desde la biblioteca, MarA�a Cristina dice que al cortar aquella comunicaciA?n no le quedA? claro si Gabriela viajarA�a, porque la joven tambiA�n le dijo que no tenA�a ganas de ir, pese a que su marido insistA�a.

-HacA� lo que sientas. Si no querA�s venir, no vengas, cuenta MarA�a Cristina que le dijo.

Y despuA�s se sentA? a esperar en esa espera que aA?n la paraliza.

MarA�a Cristina se enterA? reciA�n al otro dA�a de que Gabriela y todos habA�an salido hacia Pergamino y no habA�an llegado. Los padres de Fernando, tambiA�n vecinos de la ciudad, ya habA�an hecho la denuncia para que la PolicA�a los buscara. Y ella ya no quiso moverse de su casa, porque estaba segura de que en cualquier momento su hija le tocarA�a el timbre y le reprocharA�a haberse preocupado por nada.

Gabriela Viagran y sus hijas ultimas fotografias tomadas por la madre de Gabriela, hoy parte de su santuario

secreto

Pero el timbre sA?lo sonA? para que les abriera la puerta a periodistas, policA�as, funcionarios judiciales y gubernamentales, cada vez mA?s a medida que el enigma invadA�a los medios.

Para el gobernador Daniel Scioli, que se preparaba para ir a buscar la reelecciA?n, era una noticia de riesgo. Una familia entera desaparecida era una bomba de tiempo, si acaso su final habA�a nacido de la inseguridad y las fuerzas del Estado habA�an fallado en impedirlo.

Por eso aA?n antes de saber quA� les habA�a ocurrido a los Pomar, en La Plata habA�an decidido que no serA�a un conflicto pA?blico sino privado.

El caso empezA? a transmitirse casi en cadena. Pasaban los dA�as y la familia, a la que muchos habA�an visto partir de su casa a las 18 del sA?bado 14 de noviembre, habA�a caA�do en ese agujero negro que tiene nuestro paA�s: estaba desaparecida.

Los despachos oficiales se convirtieron en usinas de noticias que se replicaron en los medios. Fernando Pomar, sugirieron, tenA�a un pasado turbio. Fernando Pomar, aseveraron, habA�a comprado un arma. Fernando Pomar, deslizaron, tenA�a deudas, habA�a estafado a alguien y se habA�a llevado a toda su familia fuera del paA�s. Fernando Pomar, contrapusieron, habA�a matado a su mujer y a sus hijas a balazos y se habA�a suicidado arrojando el auto a un espejo de agua. O lo habA�a arrojado directamente, para que todos murieran.

El Ministerio de Seguridad estaba a cargo de Carlos Stornelli. Puso al secretario de Investigaciones, Paul Starc, a dirigir la bA?squeda. a�?Una hipA?tesis es que los Pomar hayan decidido salir del paA�sa�?, informA? a los medios Starc, a�?sin ningA?n factor externo que incidieraa�?.

Ante MarA�a Cristina, que aunque los dA�as se hicieron semanas seguA�a corriendo a abrir la puerta cuando sonaba el timbre, fue menos valiente. a�?A Starc lo tengo en mi cabeza todo el tiempo. Me dijo que habA�a puesto 2.500 policA�as a buscarlosa�?, cuenta. a�?Me lo dijo en la caraa�?.

La Bonaerense informaba oficialmente que rastrillaba por tierra y aire el trayecto que va de JosA� MA?rmol a Pergamino. Y difundiA? imA?genes de un peaje donde se veA�a el auto y a Fernando. Y alimentA? la hipA?tesis de que su rostro estaba desencajado. Fuera de sA�. Enloquecido. A?Criminal?

Fernando Pomar en el peaje

impune

El caso judicial estaba a cargo de la fiscal Karina Police, de Pergamino. Noviembre se hizo diciembre y la funcionaria hablA? con los medios. Dijo que investigaba si la desapariciA?n era a�?voluntaria o involuntariaa�?.

a�?Se han hechos rastrillajes y no se han encontrado el auto ni los cuerpos. La otra (…) es una posible conflictiva familiar dentro de la familia Pomar y eso estA? en plena investigaciA?na�?, soltA?, antes de confirmar: a�?El seA�or Pomar tenA�a un arma de fuego. En el allanamiento que estamos realizando en su casa no se ha encontradoa�?.

Listo. El arma no estaba porque Fernando se la habA�a llevado para matar a todos. Pero A?nadie habA�a visto, al menos, los cuerpos? a�?Se ha hecho un legajo con todos los llamados al 911 y no se ha corroborado nada. Cada llamado al 911 es chequeado. Todo, todo, se verificaa�?, informA? Police.

flia pomar en mendoza, en unas vacaciones

Pomar

Alguien dijo que los habA�a visto en CA?rdoba. Otro, que habA�a visto vagando el perrito que la familia llevaba en el auto.

MarA�a Cristina estaba al tanto de cada cosa que se decA�a. a�?Yo nunca creA� nadaa�?, recuerda. a�?Yo me hacA�a a la idea de que a mi hija la habA�an secuestrado. Como A�l (Pomar) era quA�mico, yo creA�a que ella podA�a estar en un galpA?n, con sus hijas, atada, y que a A�l lo obligaban a ayudar a alguien con eso de la efedrina, que se hablaba tantoa�?, explica. a�?Yo sabA�a que si ella tenA�a un telA�fono me iba a hablara�?.

CASO POMAR MADRE DE GABRIELA , MARIA CRISTINA ROBERT DE VIAGRAN EN EL LUGAR DEL ACCIDENTEFOTO LORENA LUCCA

noticia

Entre tantos llamados al 911, estuvo el de Casimiro Frutos, un albaA�il que el 16 de noviembre se tomA? un micro a Rojas y vio junto a una curva de la ruta 31 un auto rojo volcado, con las ruedas para arriba y las luces encendidas. RegresA? por la misma ruta y volviA? a verlo. El 27 de noviembre, con la noticia de la desapariciA?n de los Pomar en los medios, se comunicA? con la lA�nea policial y lo contA?.

Nadie hizo nada con su llamado.

El 8 de diciembre, 24 dA�as despuA�s de la desapariciA?n, MarA�a Cristina se enterA? por televisiA?n de que habA�an hallado el auto. Estaba a ocho metros de la ruta 31, en la curva seA�alada por Casimiro, a 40 kilA?metros de Pergamino. Los cuatro cuerpos rodeaban el coche: tras una frenada, el Fiat habA�a salido del asfalto, habA�a volcado y los habA�a despedido.

Nadie los habA�a buscado realmente.

TA�lam Pergamino Buenos Aires 09/12/2009El Personal de de Bomberos y la Policia levantando el auto de la familia Poma

diarios

Ocho policA�as quedaron involucrados en una causa penal. A los que habA�an archivado el llamado de Casimiro al 911 los imputaron de a�?omisiA?n de los deberes del funcionario pA?blicoa�?. A otros tres, que habA�an firmado informes donde decA�an que habA�an rastrillado el lugar del accidente, por a�?falsificaciA?n ideolA?gicaa�? de actas. a�?Iniciamos una recorrida en el mA?vil (…) haciA�ndolo lentamente, con el objeto de divisar algA?n rastro, haciendo hincapiA� en cunetas y debajo de los puentes (…) no se observaron huellas de frenada asA� como tampoco ningA?n rastro que nos indique la existencia de algA?n accidentea�?, escribieron el comisario Daniel Arruvito y el teniente Luis Quiroga en un acta del 21 de noviembre.

En la curva que habA�an dicho recorrer habA�a una frenada en el pavimento de 12 metros de extensiA?n, visible aA?n el 8 de diciembre.

la policA�a bonaerense pudo retirar del lugar del presunto accidente, en la localidad bonaerense de Gahan, el automA?vil Fiat Duna Weekend rojo, perteneciente a la familia POMAR.

informacion

La causa contra todos los policA�as se encaminA? al juicio oral en 2010. Pero los defensores apelaron, objetaron hasta si el debate debA�a hacerse en Pergamino y ganaron tiempo: la acusaciA?n por a�?omisiA?n de los deberesa�? prescribiA?. Quedaron apenas tres procesados, que fueron a juicio en 2017. Uno fue absuelto y sA?lo condenaron a Arruvito y a Quiroga, a 1 aA�o en suspenso.

ParecA�a que alguien pagaba por lo ocurrido.

a�?A mA� me quedA? grabado Starc, que me vino a mentir a la cara. Al mes que encontraron los cuerpos me llamA? para decirme que querA�a hablar conmigo, que sufre por lo que lo mandaron a hacer. a�?SeA�ora, yo tengo hijos, estoy arrepentido, me mandA? Stornelli a mentirlea��, me dijoa�?, retrocede el tiempo MarA�a Cristina.

Hoy Starc es fiscal federal de Tres de Febrero. Stornelli es fiscal federal en Comodoro Py. La fiscal Police sigue en su cargo. a�?Ella me vino a ver a la cama donde yo estaba metida desde que se me acabA? la vida y me dijo: a�?PA�gueme, escA?pame, haga lo que quiera conmigoa��. Y ahora tengo ganas de hacerloa�?, apunta MarA�a Cristina. Su abogado pidiA? juicio polA�tico para la funcionaria, pero no logrA? nada.

santuario en homenaje a la familia muerta fallecida repavimentacion repavimentan la ruta camino trabajos en la ruta CASO POMAR Ruta 31 a 7 km. de Salto Curva donde fallecio la familia Pomar en un accidente de transit

online

Esta semana, la CA?mara de Apelaciones de JunA�n, integrada por Carlos Portiglia y AndrA�s Ortiz, revocA? las A?nicas dos condenas del caso, las de Arruvito y Quiroga. a�?El hecho de que se haya consignado que se prestA? especial atenciA?n en puentes y cunetas no implica que descendieron del mA?vil y revisaron el predio (…) No se advierte mendacidad. Hay una inferencia relativa a lo que deberA�an haber visto y no vieron. Se los condenA? por no haber visto lo que a criterio del juez debieron vera�?, escribieron.

Aquilino Giacomelli, el abogado de MarA�a Cristina, jura que no le dieron chance de exponer sus argumentos. Y anticipa que apelarA? ante la CA?mara de CasaciA?n. La mamA? de Gabriela promete que ahora sA� saldrA? de su casa para ir a La Plata a acompaA�ar esa apelaciA?n.

a�?Yo siempre quiero estar en mi casa porque estoy rodeada de fotos de mi hija y estoy protegida por ella. No quiero salir a hacer mandados para que nadie me pregunte nada. Porque nadie se puede imaginar el dolor que uno lleva, nadie puede saber ni imaginarse lo que es perder a una hija y a dos nietas de esta maneraa�?, explica. a�?ReciA�n ahora estoy leyendo cosas que nunca me atrevA� a leer. Veo que en polA�tica siempre se arreglan entre ellos. Y que no hay justicia acA? en la Argentinaa�?, concluye la que recibiA? la mayor condena del caso Pomar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *