200 aA�os de Marx

Hoy cumple aA�os Karl Marx el ideologo de la revoluciA?n rusa: 5 cosas que podrA�as agradecerle segA?n la BBC

1. QuerA�a mandar a los niA�os a la escuela, no al trabajo
Esta es una proposiciA?n evidente para muchos. Pero en 1848, cuando Karl Marx estaba escribiendo junto a Federico Engels el “Manifiesto comunista”, el trabajo infantil era la norma.

Incluso hoy en dA�a uno de cada 10 niA�os en el mundo estA? sometido a trabajo infantil, segA?n cifras de la OrganizaciA?n Internacional del Trabajo (2016).

El hecho de que tantos menores hayan logrado pasar de la fA?brica al aula tiene mucho que ver con el trabajo de Marx.

2. QuerA�a que tuvieses tiempo libre y que tA? decidieras cA?mo usarlo
A?Te gusta no tener que trabajar 24 horas al dA�a, los siete dA�as de la semana?

A?Y tener una pausa para el almuerzo?

A?Te gustarA�a poder jubilarte y cobrar una pensiA?n en la vejez?

Si tu respuesta a estas preguntas es sA�, puedes agradecA�rselo a Marx.

El profesor Mike Savage, de la London School of Economics, afirma: “Cuando te ves obligado a trabajar horas muy pronlogadas, tu tiempo no es tuyo. Dejas de ser responsable de tu propia vida”.

Marx escribiA? sobre cA?mo para sobrevivir en una sociedad capitalista la mayor parte de la gente se ve obligada a vender lo A?nico que tiene -su trabajo- a cambio de dinero.

SegA?n A�l, a menudo esta transacciA?n es desigual, lo que puede llevar a la explotaciA?n y a la alienaciA?n: el individuo puede terminar sintiendo que ha perdido su humanidad.

Marx querA�a mA?s para los trabajadores: deseaba que fuA�semos independientes, creativos, y sobre todo, dueA�os de nuestro propio tiempo.

“BA?sicamente dice que deberA�amos vivir una vida que vaya mA?s allA? del trabajo. Una vida en la que tengamos autonomA�a, en la que podamos decidir cA?mo queremos vivir. Hoy en dA�a, esta es una nociA?n con la que la mayorA�a de personas estamos de acuerdo”, dice Savage.

“Marx querA�a una sociedad en la que una persona pudiese ‘cazar por la maA�ana, pescar despuA�s de comer, criar ganado al atardecer y criticar a la hora de la cena’, como dice la cA�lebre cita. A�l creA�a en la liberaciA?n, en la emancipaciA?n y en la necesidad de luchar contra la alienaciA?n”, aA�ade.

3. No todo gira alrededor del dinero. TambiA�n necesitas estar satisfecho con tu trabajo
Tu trabajo puede ser una gran fuente de alegrA�a si “puedes verte reflejado en los objetos que has creado”.

El empleo deberA�a proporcionarnos la oportunidad de ser creativos y mostrar todo lo bueno de nosotros mismos: ya sea nuestra humanidad, nuestra inteligencia o nuestras habilidades.

Pero si tienes un trabajo miserable que no encaja con tu sensibilidad, terminarA?s sintiA�ndote deprimido y aislado.

Estas no son las palabras del mA?s reciente gurA? de Silicon Valley, sino de un hombre del siglo XIX.

En uno de sus primeros libros, “Manuscritos de 1844”, Marx fue uno de los primeros pensadores que relaciona la satisfacciA?n laboral con el bienestar.

SegA?n A�l, ya que pasamos tanto tiempo en el trabajo deberA�amos obtener algo de felicidad de nuestra labor.

Buscar belleza en lo que has creado o sentir orgullo por lo que produces te llevarA? a la satisfacciA?n laboral que necesitas para ser feliz.

Marx observa cA?mo el capitalismo -en su bA?squeda de eficiencia y aumento de la producciA?n y de las ganancias- ha convertido el trabajo en algo muy especializado.

Y si lo A?nico que haces es grabar tres surcos en un tornillo miles de veces al dA�a, durante dA�as y dA�asa�� pues es difA�cil sentirse feliz.

4. No soportes lo que no te gusta. A?CA?mbialo!
Si algo no funciona en tu sociedad, si sientes que hay injusticia o desigualdad, puedes armar barullo, organizarte, protestar y luchar por el cambio.

La sociedad capitalista de Reino Unido en el siglo XIX probablemente parecA�a un monolito sA?lido e inamovible para el trabajador sin poder.

Pero Karl Marx creA�a en la transformaciA?n y animaba a los demA?s a impulsarla. La idea se volviA? muy popular.

Ponte a prueba: A?cuA?nto sabes sobre Karl Marx y su obra?
Si hoy en dA�a eres uno de esos individuos que creen en el cambio social, probablemente reconozcas el poder del activismo.

La protesta organizada ha provocado un gran replanteo social en muchos paA�ses: la legislaciA?n contra la discriminaciA?n racial, contra la homofobia, contra el prejuicio de clasea��

SegA?n Lewis Nielsen, uno de los organizadores del Festival del Marxismo en Londres, “necesitas una revoluciA?n para cambiar la sociedad. AsA� fue cA?mo personas normales y corrientes lograron tener un servicio nacional de salud y una jornada laboral de ocho horas”.

Se suele decir que Marx fue un filA?sofo, pero Nielsen no estA? de acuerdo. “Eso hace a la gente pensar que lo A?nico que hizo fue filosofar y anotar teorA�as”.

“Pero si ves lo que Marx hizo con su vida verA?s que tambiA�n fue un activista. CreA? la AsociaciA?n Internacional de Trabajadores y estuvo involucrado en campaA�as de apoyo a trabajadores que estaban en huelga. Su grito de ‘A?Proletarios de todos los paA�ses, unA�os!’ es un verdadero llamado a las armas”.

5. Marx ya lo dijo: ten cuidado cuando el Estado y las grandes empresas tienen una relaciA?n muy cercanaa�� y vigila lo que hacen los medios

A?QuA� te parecen los lazos tan estrechos que tiene el Estado con las grandes corporaciones?

A?Y que Facebook haya facilitado los datos personales de sus usuarios a una empresa que se dedicaba a influir en las intenciones de los votantes?

Estas confluencias preocupan a muchas personas y quieren examinarlas mA?s de cerca.

Pero adivina quA�: Marx, junto con su amigo y compaA�ero ideolA?gico Engels, hizo exactamente eso en el siglo XIX.

Obviamente no repasaron los anales de las redes sociales, pero Valeria Vegh Weis, una profesora de criminologA�a de la Universidad de Buenos Aires (UBA) e investigadora de la Universidad de Nueva York, dice que ellos fueron los primeros en identificar estos peligros y analizarlos.

“Ellos (Marx y Engels) analizaron con mucho cuidado las redes de cooperaciA?n que existA�an en aquel entonces entre gobiernos, bancos, empresas y los agentes clave de la colonizaciA?n”, dice Vegh Weis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *